TITULOS
Género

Los farmacéuticos hicieron oír su voz ante la Corte Suprema

Publicado el dia 13/10/2017 a las 14h22min | Atualizado dia 17/10/2017 às 15h02min
LOS DUEÑOS DE FARMACIAS SE MOVILIZARON AYER HASTA LA SEDE DEL MÁXIMO TRIBUNAL DE JUSTICIA PARA RECLAMAR QUE NO SE HABILITE EL DESEMBARCO DE FARMACITY EN TERRITORIO BONAERENSE.

Los farmacéuticos bonaerenses se plantaron y abrieron una batalla en distintos frentes, fundamentalmente el social con la difusión de su problemática, para impedir que la cadena internacional Farmacity desembarque con sus locales polirrubro en la provincia. Se trata de locales que, entre otras cosas, incluyen la venta de remedios, pero que como su nombre lo indica en rigor es una ciudad en miniatura para comprar múltiples productos.

Por ese motivo, y tal cual anticipó Primer Plano On Line en los días previos, ayer concretaron un abrazo simbólico al edificio de los tribunales capitalinos de la calle Talcahuano, donde funciona la Corte Suprema de Justicia de la Nación, organismo que tiene en sus manos el expediente para que el gigante comercial pide que se declare inconstitucional la norma que les impide operar en la provincia más grande del país. La protesta coincidió con la celebración del Día del Farmacéutico.

“Fue excelente la movilización. Hubo colegas de Entre Ríos, Córdoba. Fue unánime el apoyo que nos dieron y muy motivante para seguir adelante con nuestra lucha y visibilizar el conflicto”, le contó a Primer Plano On Line, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la región oeste. “Ahora le pedimos a la gobernadora Vidal que nos defienda y que cuide a la población”, reiteró el pedido hacia la mandataria bonaerense.

En la provincia, la ley regula la habilitación de locales, una facultad que corresponde al Ministerio de Salud. Sólo se pueden abrir farmacias cada 3.000 habitantes y en las ciudades deben instalarse cada 600 metros, como mínimo. La demanda de Farmacity para que le permitieran operar en Buenos Aires comenzó en 2012, cuando el presidente de la compañía era Mario Quintana, actual vicejefe de Gabinete de la Nación. Es más, la primera hoja del expediente que hoy tiene en sus manos la Corte Suprema es un poder firmado por el propio Quintana. Pero el conflicto de interés no solo afecta al número dos de la jefatura de Gabinete. También alcanza a uno de los ministros de la Corte, Carlos Rosenkrantz, quien tuvo entre sus clientes a la empresa farmacéutica.

Como ya informó éste medio, Farmacity ya tiene locales abiertos en 14 provincias. Respecto a la movida de ayer, Pott comentó que no pudieron hablar con ningún funcionario de la Corte Suprema, aunque más no sea para entregar un petitorio. “No salió nadie, pero insistiremos. La familia farmacéutica está de pie y vamos a seguir luchando por este modelo que es ejemplo a nivel mundial”, finalizó.

Un proyecto de resolución en el que el Concejo Deliberante de Morón transmitía su “preocupación y repudio” por el “intento de avasallamiento judicial de la Ley 10.606 por parte de la multinacional Farmacity S.A.” tenía acuerdo legislativo para ser tratado ayer por los concejales pero, a último momento, se cayó porque la bancada oficial decidió no acompañarlo. Faltaron dos votos para que el expediente pudiera ser debatido en el recinto.

Según explicó el edil del Frente Renovador Jorge Laviuzza, “hace una hora nos informó el oficialismo que no iba a acompañar el tratamiento”, al tiempo que lamentó que Cambiemos “no haya cumplido con lo acordado”. “No me parece correcto que acordemos en una reunión expedientes para tratar por cada bloque y hoy, entre medialunas y sushi, no los podamos votar. Hay un abuso de autoridad”, cuestionó con palabras dirigidas directamente a la presidenta del cuerpo, Natalín Faravelli.

Sobre la frustrada sesión, la farmacéutica Elena Pott lamentó que se hubiera caído el respaldo de los concejales de Morón, aunque adelantó que ya entablaron conversaciones con concejales y funcionarios de Hurlingham e Ituzaingó para que se avance con iniciativas de similar tenor.

Fonte: Portal Primer Plano Online