TITULOS
Derechos Humanos

"LOS NARCOS ESTÁN EN SUS BARRIOS, NO EN LOS NUESTROS"

Publicado el dia 25/07/2019 a las 15h33min | Atualizado dia 29/07/2019 às 18h19min
Una "Carta al Señor Presidente". Por Marina A. Nido. De Revista y Editorial Sudestada.

"Señor Presidente:
Le escribo por primera vez, así como por primera vez intervine un cartel de su campaña en la vía pública.
Me movió la indignación hasta el kiosco a comprar un fibrón rojo para corregir su tremendo "error conceptual" en el vergonzoso cartel que puso en mi barrio, La Boca.
Trabajo hace 5 años como médica en los barrios que usted alude en el afiche, con personas con consumo problemático de sustancias y conozco la realidad que usted soslaya en forma deliberada. 
En los barrios y villas NO hay narcos 
Hay un tendal de pibes y pibas arrojades a la marginalidad por su abandono y políticas de exclusión. 
No consiguen empleo, y menos aún si son villeres, madres, tran, travestis, afrodescendientes, marrones o gordes, porque ya sabemos de la multiplicación exponencial de la injusticia; no pueden vender en la calle porque son perseguides por las fuerzas de seguridad y quienes tienen niñes no tienen chance alguna de conseguir vacantes en los jardines siquiera. 
Con ese panorama y la problemática de consumo hay quienes "trabajan de droga" como me dijo una niña de 9 años una vez.
No son delincuentes, son personas cuyos derechos son vulnerados. Gente empobrecida por su gobierno para ricos que lucha por sobrevivir como puede mientras usted los endeuda a ellos, a mi, a todes por 100 años para pagar las deudas de su familia, las de sus amigos y llenarse de guita.
Los mismos que usan la "Guerra contra Las Drogas" para hacer negocios y estigmatizar a les pobres y jovenes, a esos mismos a los que disparan por la espalda la prefectura, policía y gendarmería, esa a la que usted quiere poner a "enseñar democracia" a nuestros pibes y pibas.
A esos barrios precarios entran y salen camionetas 4x4 lujosas, pero no se quedan. Vuelven a Nordelta, Puerto Madero, Recoleta, y a sus chetas casas de countries.Y los fines de semana pueblan los mismos eventos y galas benéficas que usted frecuenta. A ellos ningún "operativo" les revienta la casa a mitad de la noche, porque "los trapos sucios se lavan en casa" y entre amiguis "una mano lava la otra".
Porque los narcos señor presidente no están en nuestros barrios, están en los suyos".
 

 

Fonte: Revista y Editorial Sudestada.