TITULOS
Politica

Cooperativas, neoliberalismo y el barrio.

Publicado el dia 07/03/2017 a las 13h03min | Atualizado dia 10/03/2017 às 13h36min
Movimiento de cooperativas desde una perspectiva barrial. Conflicto con la fabrica recuperada Acoplados del Oeste a raiz de que el Gobierno Provincial de Maria Eugenia Vidal veto la Ley de Expropiación

El barrio, ese lugar que marcó profundamente nuestras vidas, fue siempre de todos. Si, el barrio era una construcción colectiva, con esquinas pobladas de adolescentes, luces con dudas y zaguanes cómplices. El barrio era una cooperativa clandestina. Por eso no sorprende que cuando en los 90 los patrones se rajaban y dejaban las fábricas a la buena de dios, los desolados trabajadores afrontaran el desafío de gestionar ellos esos establecimientos abandonados, la idea fue conservar la fuente de trabajo. Y como llevaban el barrio en el alma se organizaron en cooperativas. El sacrificio es grande, más trabajo y menos plata, pero no hay quejas, como las mañanas de domingo cuando había que hacer una losa en el barrio. La cooperativa te enseña a vivir y el mundo se ve distinto. Por eso es incompresible el veto del Presidente Macri a la ley de expropiación aprobada por ambas cámaras del Congreso Nacional. La peor cara de una desalmada ideología, es la que siembra desesperanza. La Jueza Paula Hualde firmo el desalojo para el 14 de Abril y solo confirmó que la justicia es ciega. Desde marzo de 2003, 150 familias empujan el carro de la cooperativa del Bauen, solo queda el milagro de que el Congreso rechace el veto presidencial.

Para no desentonar, la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, vetó una Ley de Expropiación votada en la Legislatura provincial, que había sido aprobada incluso por el bloque Pro. Se trata de la fábrica recuperada Acoplados del Oeste (ex Petinari e Hijo) de Merlo. El juez Ricardo Julio Fraga del Juzgado de Garantía n°2 de Morón dictó la orden de desalojo "por usurpación", pero no se hizo efectiva por la movilización popular en apoyo a la cooperativa y por presentaciones legales que lograron postergarla. Sin embargo el viernes pasado, con un operativo con pocos antecedentes, cientos de efectivos de infantería, Policía Federal y local rodearon la planta y silenciaron la fábrica. Las ciento veinte familias que hoy están en la calle, se preguntan todavía, ¿qué hicimos mal?

La Empresa Mercoteles y la familia Petinari agradecen el “cambio”, pero nada será igual, aun en la peor situación, han quedado un montón de trabajadores, que gestionaron desde una cooperativa, su sustento y sus sueños. Conocieron lo que es estar codo a codo, compartiendo, aprendiendo, poniéndole el cuerpo a los tiempos infames, y van a salir, porque como en el barrio, ellos saben que no están solos.

Alejandro Braile

Fonte: Alejandro Braile